¿Qué debemos saber antes de someternos a una Cirugía Bariátrica?

Llegar a plantearnos una cirugía como tratamiento para la obesidad, debería ser el paso final de un proceso conasesoría profesional para bajar de peso, en el cual no hubo buenos resultados con tratamientos médicos y en pacientes seleccionados.

¿Quienes podrían beneficiarse de un tratamiento quirúrgico para la obesidad?:

Las indicaciones formales para cirugía bariátrica son las siguientes:

IMC > 40 kg/m2.

IMC > 35 kg/m2 con comorbilidades asociadas a la obesidad.

Siendo IMC el índice de masa corporal (peso/talla2).

Las comorbilidades asociadas se evalúan caso a caso y su selección dependerán de los protocolos de cirugía bariátrica de cada centro.

Hay algunas consideraciones que los pacientes seleccionados para operarse deben tener en cuenta, como por ejemplo:

Es importante señalar que habrán algunos alimentos que no se deben volver a consumir,  tales como los azúcares refinados y las grasas, ya sea porque precipitarán a la reganancia de peso, así como también pueden gatillar síntomas y cuadros muy molestos como el síndrome de  Dumping (hipoglicemia, nauseas, vómitos, dolor abdominal, fatiga, diarrea, sudoración) luego de comer alimentos con azúcar.

Las mujeres en edad fértil deberán postergar y/o planificar embarazos luego de 18 meses post cirugía, situación que debe ser planteada a la paciente para poder utilizar el método de planificación familiar más adecuado para cada caso, idealmente evitando métodos que requieran de absorción por vía digestiva.

Por otra parte, el paciente debe saber que necesitará tomar suplementos vitamínicos de por vida, ya que la cirugía disminuye la absorción de algunos nutrientes que deben ser aportados a través de vitaminas. Así como también se hacen necesarios controles para prevenir y determinar complicaciones precoces y tardías tales como los déficit nutricionales, además de evitar la reganancia de peso.

Todo lo anterior asociada a un cambio en el estilo de vida. Es por esto que es ideal que el paciente logre bajar al menos el 10% de su peso precirugía, esto determinará un mejor resultado postquirúrgico, ya que se infiere de esta baja de peso  que el paciente adquirió hábitos que lo ayudarán a mantener su baja de peso en el largo plazo, siempre asociado a un apoyo multidisciplinario. Esto es en el escenario ideal, ¿pero qué ocurre en la práctica?; la gran esperanza que los pacientes depositan en las cirugías han creado una suerte de necesidad imperiosa por operarse, ya que ven en esta alternativa la solución definitiva a su problema, una segunda oportunidad, un renacer, un antes y un después…Es por esto que muchos pacientes quieren operarse lo antes posible sin mediar una buena preparación prequirúrgica, obteniendo pobres resultados a largo plazo y lo que es peor asociados a complicaciones.

Lamentablemente sucede, cada vez con más frecuente, que estamos viendo a muchos pacientes operados, sin suplementación, sin controles, con abruptas bajas de peso, caída del pelo, debilidad de piel y uñas, cansancio, falta de concentración, anemia, con importantes reganancias de peso, adicciones, con piel redundante, sin una adecuada adaptación a esta nueva imagen, con depresión, flacos e infelices.

Las distintas técnicas quirúrgicas actúan sobre un sustrato anatómico, pero lo que los pacientes necesitan es una preparación psicoconductual que apoye la transformación del estómago y del cuerpo, ya que nuestro cerebro, los sistemas de recompensa y saciedad no han sido sometidoCirugia bariatrica en la cabezas a cirugía, las ganas de comer, la relación insana con la comida persiste luego de operados.

Una cirugía bien indicada, en el paciente correcto, con un adecuado manejo psicoconductual, con el equipo multidisciplinario idóneo puede llegar a tener buenos resultados en el corto plazo. Los resultados en el largo plazo dependerán del manejo preoperatorio recibido por el paciente; evaluaciones con psicólogo (a) que permitirán ver en qué situación se encuentra y preparar al paciente ante su nueva imagen, reforzando el cambio de hábitos, fomentando la disciplina, entre otros. Es importante evaluar el estado metabólico, hacer pesquisa y diagnóstico de patolo
gías como resistencia a la insulina, diabetes, hipercolesterolemia, déficit vitamínicos, etc. Instaurar un plan de alimentación fraccionada y con colaciones facilitará el acople a la nueva forma de alimentarse post intervención.

Por lo tanto, podemos decir que la cirugía bariátrica es un método eficaz para bajar de peso en pacientes seleccionados, con una adecuada preparación y seguimiento a largo plazo, para prevenir complicaciones y reganancia de peso.

 

Daniela Meza Fuentes Madre, Esposa y Médico Nutriólogo dmeza@micambio.cl www.micambio.cl

Equipo Mi Cambio

contacto@micambio.cl

www.micambio.cl

Comparte
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someonePrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *