SOBREPESO Y TRASTORNOS DE LA CONDUCTA ALIMENTARIA : LA PUNTA DEL ICEBERG

Las conductas alimentarias inadecuadas, pueden reaparecer luego del inicio de un programa para bajar de peso, así como también, luego de una cirugía bariátrica y estas conductas no tiene una resolución quirúrgica lógicamente, su manejo va en otra dirección, hay que saber sacarle provecho a una recaída, usarla a nuestro favor, aprender y seguir. Muchas veces el sistema de salud culpa al paciente que reincide y recupera peso, se los etiqueta como irresponsables y descuidados, sin embargo sabemos que esa persona quiere mejorar, por algo buscó una alternativa para cambiar su realidad. Dentro de las cosas que buscan obtener con la cirugía, a parte de la baja de peso, es lograr estar saludables,  quieren un cambio, un renacer, una nueva oportunidad, una solución
definitiva a su problema de sobrepeso, no obstante lo anterior, si aún no han tenido la oportunidad de tratar su descontrol con la comida de manera adecuada, no estamos viendo el problema de fondo, el sobrepeso, la obesidad y los trastornos de la conducta alimentaria son sólo la punta del iceberg, y ¿qué tal si estamos frente a una adicción?, ¿te lo habías planteado así antes?emociones y comida, cuesta verlo de esta manera, ya que los alimentos ricos en azúcares, grasas y sal están disponibles en grandes cantidades, en todos los hogares, restaurantes, almacenes, supermercados y en ocasiones a bajo costo, son socialmente aceptados, los utilizan para expresar cariño y atenciones, otras veces son la
anestesia para aliviar los dolores del alma, el método “perfecto” para disminuir la ansiedad, compañía en momentos de soledad, calma para la rabia, motivo para celebrar y así una larga lista, ¿cuántos de Uds. sienten la necesidad imperiosa de comer algo cuando sienten una emoción negativa o positiva?. De acuerdo a lo antes expuesto, claro que es difícil verlo como una adicción, porque la comida está muy sociabilizada, pero si evaluamos nuestro comportamiento individual frente a la comida, ¿cuántas veces comemos por pena, por rabia, por miedo, por felicidad?, plop!, entonces ya podemos empezar a vislumbrar el problema.

Otro punto es que no estamos educados y preparados para sentir nuestras emociones, desde que somos muy pequeños nos enseñan a no sentir miedo, miedo? noh!, qué terrible! “no debemos sentir miedo”!. La paradoja es que la mayoría de las situaciones a las que nos enfrentamos en la vida nos hacen sentir miedo; un nuevo trabajo, comprometernos, ser padres, enfrentar un desafío, una cirugía, etc. entonces, si es una emoción que está a la vuelta de la esquina, ¿Por qué no sabemos sentirla y la queremos evadir  a toda costa con comida?. Otro ejemplo en la misma línea, cuando somos niños, si nos caemos y nos duele, lo primero que nos dicen es “no pasó naemocionesda, no paso nada, parece, parece!”, y ¿qué hay de malo en aceptar que nos dolió y buscar consuelo?,  así suma y sigue, la mayoría de las veces estamos educados para no aprender a reconocer y vivir lo que sentimos, sino que nos enseñan, sin mala intención, más bien por desconocimiento a evadir, tapar y pasar lo más rápido posible por estas emociones, el resultado; adultos que no sabemos lo que queremos, hacemos y cumplimos obedientemente con todo, pero no podemos relacionarnos de manera honesta con nuestras emociones, pues no las reconocemos, las evadimos, en este caso con comida y ¿qué pasa?, nuestro cuerpo paga las consecuencias. La solución?, no es que tengamos que resignarnos a tener pena, miedo o rabia por siempre, sino que hay algunas herramientas y técnicas que te podemos entregar para aprender a reconocer tus emociones, sentirlas y vivirlas, sin morir en el intento!, entrenándote para sostenerlas. La buena noticia es que es posible, se puede!, puedes aprender y determinar cómo quieres seguir viviendo tu vida, en Mi Cambio te invitamos a ser dueño de tus decisiones y emociones, a hacerte cargo de tus elecciones, tu eliges, no tus emociones.

LOGO-01

Equipo Mi Cambio

Escríbenos a: contacto@micambio.cl – dmeza@micambio.cl

www.micambio.cl

Comparte
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someonePrint this page

5 comentarios sobre “SOBREPESO Y TRASTORNOS DE LA CONDUCTA ALIMENTARIA : LA PUNTA DEL ICEBERG

    1. Querida María Jesús, por ahora sólo en Santiago, pero créenos que algo tendremos que hacer para regiones, nos han pedido bastante.
      Si podemos ayudarte de alguna manera desde acá o si vienes a Santiago, muy bienvenida!

      Cariños

      Equipo Mi Cambio

  1. Tuve a mi hija hace 3 meses y muero de ansiedad día y noche, estoy dando lactancia materna y parece que moriré de hambre. Me embaracé con sobrepeso y he bajado muy poco, tengo mucha angustia por seguir subiendo de peso, pero colapso muy fácilmente y corro por un chocolate o algo que me calme. ¿Es normal tanta ansiedad, tanta hambre?, ¿se me va a pasar?. Help Help Help.

    1. Querida Sandra, el período en que estás (puerperio y dando lactancia materna) es una de las etapas más lindas de la vida, no obstante lo anterior, conlleva mucho desgaste físico y emocional, además la mayoría de las veces tus horarios de comida son pasados por alto por cualquier otra tarea pendiente o por atender a tu hijita, lo que es bastante lógico, por lo que en estos periodos se hace fundamental la ayuda de tu pareja o algún cercano (familiar, amig@, nana, etc) que pueda ayudarte con tus quehaceres, para que puedas hacer las 3 comidas principales (desayuno, almuerzo y cena), más 2 colaciones; una a media mañana y otra a media tarde, para que no vayas “acumulando hambre” durante el día y eso lo manifiestes en unas ganas urgentes por comer algo, y como estás con mucho apetito, preferirás comer algo rico en azúcares y grasas como por ejemplo el chocolate. Otra cosa fundamental es que te mantengas bien hidratada, eso ayudará a sentirte más vital, con más energías, sobretodo ahora que amamantas.
      Como los días ya están menos fríos, una buena idea sería que salgas a pasear a tu hija, una hora al día caminando a paso constante, ayudará a que te distraigas y a gastar un poco de energías. Sería ideal poder ayudarte más individualmente y que podamos trabajar en tu alimentación y en la autogestión de emociones para regular el “hambre emocional”.
      Saludos

      Daniela Meza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *