BAJAR DE PESO SIN RIESGOS, SIN EFECTO REBOTE Y DE MANERA EFECTIVA

En Chile, la mayoría de las personas consume alimentos poco saludables, aparte de tener horarios irregulares para comer, es muy común que refieran no tomar desayuno, por diversas razones se saltan el almuerzo o eligen alimentos ricos en grasas y azúcares al momento de comer para saciar rápidamente largas horas de ayuno. Otra costumbre muy común  es que reemplazan la cena por una contundente hora del té, que lleva por añadidura una gran cantidad de pan y alimentos con alto contenido graso, perdiendo la oportunidad de agregar verduras a la hora de cenar, para poder comer las 5 porciones de frutas y verduras recomendadas por día.

Estas formas de alimentarse, asociado al sedentarismo, estrés, entre otros conducen irremediablemente a la ganancia de peso, y es así como los pacientes miran hacia atrás y dicen “yo antes siempre pesaba 60 Kg y ahora estoy en 75 Kg…”. Es en ese instante cuando muchos optan por hacer las famosas “dietas rápidas”, ojalá de alto impacto, poco esfuerzo, pero que no aportan beneficios a largo plazo.

Al someterse a estos regímenes muy hipocalóricos, se producen principalmente pérdidas de minerales, líquido y electrolitos (Ej.: sodio) siendo algunos de los efectos indeseados que provocan estos tratamientos exprés en el corto plazo. Además, ¿quién podría mantenerse todo el resto de su vida comiendo sólo sopas o sólo apio?, sería insostenible!.

EFECTO REBOTE
No tener una alimentación saludable tiene una gran incidencia en el metabolismo de nuestro cuerpo y en lograr mantener la baja de peso obtenida en una dieta rápida, y a penas se abandona esta dieta purgativa aparecerá el indeseado efecto rebote. Al pasar los días, se recupera con creces el peso perdido inicialmente, ya que sólo se disminuye la musculatura (tejido corporal metabólicamente muy activo, que produce alto gasto energético) y el agua del organismo, junto a otros elementos importantes para la salud, por lo que bajan rápido de peso, pero luego recuperan lo bajado e incluso más.

Por otra parte, saltarse horarios de comida y/o eliminar algunos alimentos no es recomendable, otra práctica común es eliminar los hidratos de carbono (pan, arroz, pastas, papas), siendo estos fundamentales en varias funciones del organismo, a la suspensión de este grupo de alimentos le llamamos las “dietas cetogénicas” o con muy poca cantidad de hidratos de carbono que provocan diversos daños. Esto es mucho más riesgoso en pacientes diabéticos, es por esto que ellos no pueden someterse a restricciones de ese nutriente.

Así suman y siguen las conductas purgativas erróneas, el cuerpo se empieza a adaptar al ayuno y esto provoca que el metabolismo funcione más lento, con el objetivo de gastan menos calorías (ya que se mantiene en ayunos prolongados) y se pierde masa magra para poder utilizar los nutrientes disponibles en este tejido, es así como consiguen una baja de peso, pero no será duradera y los depósitos de tejido adiposo (grasa) siguen ahí prácticamente intactos.

La idea es hablar de un plan de alimentación y no de “dieta”, ya que no será un cambio en la conducta alimentaria de corto aliento (como generalmente son las dietas rápidas), sino que un cambio de hábitos sostenibles a largo plazo.

Para elaborar un adecuado plan de alimentación, es importante también considerar las enfermedades de base de cada paciente por ejemplo; prediabetes, diabetes, hipertensión arterial, colesterol elevado, hiperuricemia, enfermedad celíaca, intolerancia a la lactosa, alergias alimentarias, entre otras. De esta manera también es fundamental considerar el contexto del paciente, preferencias, actividades, ejercicio,  tipo de trabajo y recursos económicos disponibles, para que esta forma de comer sea atractiva, amigable a su estilo de vida, determinada en conjunto con el paciente, guiándolo, informándolo, para que estos factores contribuyan positivamente a su mantención en el tiempo.

Los clásicos Tips para una dieta balanceada

Comida chatarra vs verdurasHacer cuatro comidas diarias: desayuno, almuerzo, té y cena, aumentar el consumo de frutas y verduras (idealmente 5 porciones diarias), preferir alimentos integrales por su aporte en fibra que determina una baja absorción, preferir lácteos descremados, sin azúcar y con bajo aporte calórico, tomar agua, eliminar el consumo de alcohol, hacer ejercicio.

No me cabe ninguna duda que la mayoría, sino todos son de tu conocimiento, pero ¿Por qué cuesta tanto aplicarlos?, ¿Por qué seguimos con conductas saboteadoras?, ¿Qué nos mantiene comiendo con piloto automático?; ¿cómo afectan mis propias creencias en mi relación con la comida?. Como puedes inferir, algo está sucediendo y es una de las razones de ser de este lindo proyecto, que ya es una realidad, en Mi Cambio  tenemos claro que hay otros factores que se deben manejar para lograr tu objetivo, es por esto que lo hemos creado, justamente para acompañarte, informarte y guiarte en este camino, la decisión es tuya. ¿Qué estás esperando?. Te esperamos!.

LOGO-01

Daniela Meza Fuentes

Madre, esposa, fundadora de Mi Cambio,

Médico Nutriólogo

Escríbenos a: contacto@micambio.cl – dmeza@micambio.cl

www.micambio.cl

Comparte
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someonePrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *